Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX icon

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX

Реклама:



Descargar 116.93 Kb.
TítuloUtopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX
Página1/5
Fecha de conversión21.11.2012
Tamaño116.93 Kb.
TipoDocumentos
Fuente
  1   2   3   4   5

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX




Rafael Gumucio*

Introducción


Los grandes temas de las revoluciones del siglo XIX, que se enmarcan en el romanticismo y en el socialismo utópico, fueron vilipendiados por un seudo cientificismo que se impuso con el triunfo de la filosofía positivista. Este artículo, en un período muy diverso, en el cual los metadiscursos y las razones totalizantes aparecen obsoletas, pretende reivindicar las ideas de libertad, igualdad y fraternidad como utopías, capaces de transformar lo inaceptable del momento presente reivindicando sueños despiertos y horizontes de esperanza.


Quizás una de las actitudes más penosas de la vida humana consiste en la aceptación de la injusticia como un hecho enraizado en el orden de las cosas. La diferencia entre ricos y pobres sería eterna e incambiable. El poder de los mandones de turno sería intocable: es preciso que alguien se imponga y otro que obedezca. Sería inevitable que siempre haya pobres entre nosotros: ¿si no hubiera gente que sufriera, cómo podríamos ganar el cielo? La corrupción ha existido siempre, por consiguiente, habría que aceptarla. El evangelio del carnero, del borrego, del servil, es infinito. Este trabajo está escrito con amor dirigido a todos los rebeldes, que en distintas épocas de nuestra historia, les repugnó la injusticia, rechazaron el poder basado en fundamentos irracionales, como que la autoridad viene de Dios o del sufragio manipulado, por eso crearon utopías libertarias. Lamentablemente, las visiones conservadoras en nuestra historia han logrado convertirse en lo que llamo una especie de sentido común autoritario.


La historiografía conservadora, exitosa editorialmente, si sólo consideramos que los veinte tomos de la historia de Chile, de Francisco A. Encina, constituyeron, en su época, un éxito de ventas, y que sus sucesores, Jaime Eyzaguirre y Gonzalo Vial, construyeron una escuela influyente en el pensamiento de la derecha y en las instituciones académicas conservadoras. La historiografía marxista aportó el descubrimiento de la historia de un mundo popular, negado por los historiógrafos conservadores. Sin embargo, salvo en el caso de Luis Vitale, Gabriel Salazar, María A. Illanes, José


* Licenciado en Historia de la Pontificia Universidad Católica, Diplomado de Estudios Avanzados de Historia de la Universidad de París, profesor de la Universidad Bolivariana.

Bengoa y las nuevas escuelas de historiadores, que reivindicaron el aporte de los artesanos, en el siglo XIX, y de los anarquistas, en el siglo XX, ha existido un vacío respecto al poder transformador de las utopías libertarias. El vocablo utopía tiene mala prensa en los sectores progresistas, pues

Engels y otros teóricos marxistas, entendieron la utopía como construcción de mundos fuera de la realidad, como sueños dormidos ubicados en un contexto intemporal, como grandes imperativos categóricos, como deseos e ideas éticas generales y universales. La libertad, la igualdad y la fraternidad aparecen como ausentes en la actual coyuntura histórica. La historia nacional prueba, fehacientemente, que estas ideas aparentemente generales, se arraigan en la lucha cotidiana de las organizaciones sociales para lograr su liberación de la explotación humana. El editor de esta publicación, hombre inquieto y dialogante, me impulsó a estudiar el pensamiento de un hombre muy olvidado por los historiadores, Francisco Bilbao, cuyo cadáver vivió un largísimo exilio, hasta hace pocos años, en el cementerio de La Recoleta, en Buenos Aires.


Mi primera aproximación a los llamados “girondinos” chilenos se remonta a la época, muy remota, en que estudiaba historia en la Universidad Católica de Santiago, y la mayoría de los profesores pertenecían a la escuela de Jaime Eyzaguirre. Eran hispanistas convencidos, portalianos, admiradores de Manuel Montt y del período de los decenios. Parodiando a Francisco Encina y a Alberto Edwards, pensaban que los liberales eran unos ilusos latinoamericanistas, que habían conducido a Chile a una absurda guerra con España; eran, en el decir de Encina, desconformados cerebrales, niños que jugaban a ponerse nombres de los líderes de la Gironda. Francisco Bilbao era considerado un jefe novelesco, cuyo discurso romántico estaba vacío de toda noción de realidad y pleno de conceptos vagos e inaplicables. Incluso Alberto Edwards se burla de Francisco Bilbao, en la Fronda Aristocrática, al escuchar un discurso encendido, en épocas posteriores, de un líder liberal, demagógico que, posteriormente, descubre que eran las mismas palabras que utilizaba Bilbao en 1848.


Mi espíritu de contradicción y crítica que, afortunadamente, he mantenido hasta ahora, me llevó a no aceptar la verdad oficial transmitida por mis maestros: donde ellos hablaban de anarquía, después de la caída de Bernardo O´Higgins, yo indagaba y descubría el inmenso aporte del federalismo de José Miguel Infante, la absorción de ideales libertarios de la revolución francesa, frente a la densidad del “peso de la noche” portaliano. Cuando ellos hablaban del orden instaurado por el “ministro comerciante”, yo buscaba los sueños americanistas de los miembros de la sociedad de la igualdad. Cuando hablaban de la segunda anarquía, en el Chile de los años 30, yo admiraba la idea de rebelión en la armada y la república socialista. Es posible que este espíritu rebelde me haya conducido a la soledad, sin embargo, no abjuro de ninguna de estas búsquedas. Estoy convencido de que sin ruptura toda labor investigativa y formativa se convierte en domesticación. En el presente trabajo se pretende estudiar el desarrollo de diferentes ideas libertarias de diversos autores, en períodos claves de la historia de Chile. En pocos años más, nuestro país celebrará un segundo centenario de la independencia. Como el primero, en 1910, parece que nos encontramos, de nuevo, en un período de auge económico, los escándalos proliferan, el “enriqueceos” es el único libro de autoayuda demandado, somos socios de todo el mundo. Sin embargo, hay un sustrato de miseria que los satisfechos no quieren ver.


En 1910 el profesor melipillano, Alejandro Venegas escribió un libro, Sinceridad, con el pseudónimo de Dr. Valdés Cange, en el cual dirige una serie de cartas, sobre diversos temas de la realidad nacional al presidente electo, Ramón Barros Luco. Para Venegas, la crisis de 1910 es moral; su visión de la sociedad de la época es despiadada: sólo hay dos clases sociales, ricos y pobres, la educación ofrecida al pueblo era miserable, la higiene pública dejaba mucho que desear, los militares eran inútiles y jugaban a la guerra, el salitre conquistado en la guerra del Pacífico había corrompido a la República. Venegas tenía un gran respeto por su profesión de educador y era muy valorado por sus alumnos. Recorrió Chile en ferrocarril, en carros de tercera clase y se tiñó el cabello para no ser reconocido por sus discípulos, lo que le permitió conocer directamente la realidad nacional. Por otra parte, el poeta Vicente Huidobro planteaba la demolición de la sociedad decadente, y en su artículo El Balance Patriótico exigía que los jóvenes reinaran y que los viejos fueran al cementerio; los apellidos vinosos que se habían creído los dueños de la república, fueron reemplazados por los apellidos bancosos, mucho más corrompidos y fatuos. En la misma línea de crítica social, Luis Emilio Recabarren planteaba que los pobres no tenían nada que celebrar en los 100 años de independencia. Otros escritores de la vertiente nacionalista como Tancredo Pinochet y Nicolás Palacios, defienden la riqueza nacional frente a la invasión extranjera. Estoy seguro de que frente al triunfalismo de las clases privilegiadas surgirán, de nuevo, críticos sociales de la importancia de los autores mencionados. En este trabajo trataremos, en su primera parte, las utopías y antiutopías contemporáneas, fundamentalmente, la idolatría del dinero, que implica la más violenta forma de muerte prematura. En la segunda, estudiaremos las utopías libertarias en el siglo XIX, en especial la figura de Francisco Bilbao. En la tercera, anarquismo y socialismo en el siglo XX.


  1   2   3   4   5

Añadir documento a tu blog o sitio web
Реклама:

Similar:

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX icon475) la ciencia y la técnica europea en los siglos modernos (siglos XVI-XVIII)

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX icon475) la ciencia y la técnica europea en los siglos modernos (siglos XVI-XVIII)

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX iconUtopias en el aire

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX iconLas utopías privadas permanecen

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX iconHacia un rescate de utopías y sueños colectivos

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX iconUtopías de sabiduría y santa locura : Ensayo sobre la mística cristiana

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX iconUtopías de sabiduría y santa locura: Ensayo sobre la mística cristiana

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX iconMujer y medio ambiente: los caminos de la visibilidad. Utopías, Educación y Nuevo Paradigma

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX iconSiglo XIX: idealismo y marxismo

Utopías libertarias en Chile, siglos XIX y XX iconLiberalismo y poder. Latinoamérica en el siglo XIX

Coloca este botón en su sitio:
Documentos


La base de datos está protegida por derechos de autor ©www.ensayoes.com 2000-2013

enviar mensaje
Documentos